Miércoles, 23 abril 2014

Hola amiguitos, este es mi primer post de muchos, pero yo no os voy a hablar de las películas de la nouvelle vague, ni de las películas de la época de oro de Hollywood o de las últimas películas de estreno, NO, yo os voy a hablar de esas películas que son una auténtica mierda y que no vale la pena verlas, así que yo las veré por vosotros y ese tiempo tan preciado lo podéis usar para hacer otras cosas más importantes como sudokus, leeros un Don Miki o buscar gamusinos.

Para empezar a lo grande, he apostado fuerte y os voy a hablar de ese “gran peliculón”: Los juegos del resacón.

Dirigida por Josh Stolberg, famoso director conocido por su madre y su padre y por otra “gran película”, Revuelo en las aulas, casi na.

Los juegos del resacón, cuenta la historia de los personajes de Resacón en Las Vegas (Doug, Bradley, Ed y Zach) en su despedida de soltero, pero tras despertarse se encuentran en una habitación en un mundo un tanto especial y sin su amigo Doug. Hasta aquí todo normal, o casi, ya que descubren que son parte de Los Juegos del Resacón y que tendrán que luchar en estos, mientras siguen buscando a su amigo. Entre los distritos que luchan están los de la Desnudez Gratuita o el de Jhonny Depp, que a mi me vuelve loquer.


Que se puede salvar de la película

Si se puede salvar algo de esta película destacaría la elección y caracterización de los actores que hacen de Zach y de Katniss, que son muy parecidos a los actores Zach Galifianakis y Jennifer Lawrence, además de los Jhonny’s Depp, que vuelvo a decir que me vuelven loquer.

Critica de la "pelicula" los juegos del resacón

Curiosidades

Para los que habéis visto Resacón en Las Vegas, al terminar la película aparecen una serie de fotos con los personajes en una fiesta loca, pues en esta también podréis ver fotos de este estilo.

En definitiva, una película llena de chorras de plástico (hasta las puntas de las flechas son penes pequeños o el oso Ted la lleva siempre colgando), mucha teta suelta, poca acción para ser los juegos del hambre y poco sentido en general, más que nada porque creo que tiene menos guión que una película porno de los ochenta.

A muchos, incluido a mi, nos gustó en su día películas como Scary Movie, pero creo que esto se nos ha ido de las manos señores.


Mi calificación

Solo me queda calificar esta película en mi ranking de mierdipelis como: “Película que no vale ni para echarte la siesta después de comer”

¡Hasta la próxima amiguitos!

tocadas
Martes, 22 abril 2014

Curro Novallas nos muestra en este corto lo difícil que es mantener una relación y los problemas que pueden surgir con la convivencia. Lo que empieza como una historia de amor, con el paso del tiempo y el desgaste, se puede convertir en una cárcel que ahoga, en la que hasta los detalles más estúpidos (como no cortar el papel higiénico por la línea de puntos) se convierten en graves problemas.

Gustavo Salmerón, protagonista también del corto “Aquel no era yo” y cuya andadura en los Oscars pudimos seguir a través de sus artículos, está genial en su papel de Marcos. Primero, da la apariencia de ser un obsesivo por el orden pero esta apariencia se rompe con un grito desgarrador que le produce el no saber cómo dar la explicación necesaria a su chica Andrea, interpretada por Ximena Suárez. Andrea sabe perfectamente lo que le pasa a Marcos pero necesita que él le dé la explicación y diga las cuatro palabras que les librarán de la cárcel en la que se ha convertido su relación.

Mención especial merece el baile final al ritmo de la canción “Comment te dire adieu” (‘Como decirte adiós’) en el que se refleja lo distintos que son y cómo ya no son capaces de ‘bailar juntos’ por lo que cada uno ‘baila por su lado’.

Sin duda, Curro Novallas realizó un gran trabajo con un buen guión, para que, en apenas diez minutos y en un solo escenario, el espectador sea capaz de ver cómo eran Andrea y Marcos al inicio de su relación, y en lo que se han convertido con el paso del tiempo. Fueron felices y se entendían en todos los aspectos. Ahora, eso ya no ocurre.

tocadas
Domingo, 20 abril 2014

Juan de los muertos es una película cubana, de zombis, escrita y dirigida por Alejandro Brugués, que a mí personalmente me ha gustado bastante y que consiguió el Goya a mejor película hispanoamericana en 2012.

Critica de la película Juan de los muertos

Sin olvidar el género del que trata el film y lo limitado que suelen ser los presupuestos cubanos para el cine, Brugués consigue un gran resultado contando la historia de Juan (Alexis Díaz de Villegas) que cuando se ve inmerso en un apocalipsis zombi, monta un negocio para ayudar los demás a deshacerse de la amenaza con el eslogan: “Juan de los muertos, matamos a sus seres queridos”.

Más cerca de una película de clase b (algo típico de este género), Juan de los muertos, trata con humor, muchos tópicos de estos films y hace una buena crítica social, como cuando acusa a los zombis de disidentes (algo que también suele predominar en este género). Además incorpora algo que nunca había visto en una película de zombis, como es ver a éstos durmiendo… curioso y gracioso a la vez.

Juan de los muertos - película cubana

El reparto bastante corto (sin contar los innumerables extras que hacen de zombis) cuenta con la joven española Andrea Duro, que interpreta a la hija de Juan y que me parece el personaje más flojo de todos. No sé si porque el personaje no me encaja demasiado en la historia o porque me cuesta diferenciar a Andrea Duro de “La Yolí”… eso sí, no deja de ser agradable verla en pantalla.

En definitiva, Juan de los muertos resulta ser una película entretenida que no creo que desagrade a los incondicionales de este género., aunque es probable que algunas cosas se pasen por alto si se desconoce en demasía la cultura cubana.

tocadas

Atención: Las opiniones aquí vertidas provienen de la mas profunda subjetividad del autor y de un gratuito prejuicio sobre los trailers de los estrenos de la semana. No nos hacemos responsables de hipótesis que puedan acabar en spoilers. Si difieres con alguna opinión, abajo están los comentarios.

El pasado: Después de cuatro años de separación, Ahmad viaja de Teherán a París a petición de Marie, su esposa francesa, para resolver los tramites de su divorcio. Allí descubrirá la conflictiva relación entre Marie y su hija.

Seguir leyendo esta entrada »

tocadas
Jueves, 17 abril 2014

Se dice del cine que es una fábrica de sueños. Muchos han sido los artesanos que han fabricado con sus mentes grandes y mágicas historias que a todos nos han cautivado. Partiendo del mago pionero que fue Méliès hasta llegar a los magos actuales quienes, más que jugar con las técnicas que también los hay, lo que hacen es jugar con nuestras mentes. Lo hacen a través de su inconsciente, un inconsciente que posee la propia materia del sueño y que fascina por la tangibilidad manifiesta que se produce al ser mostrada ante nuestros ojos.

Critica de la pelicula ocho y medio y de Federico Fellini

Pero los sueños tienen varias facetas, casi tantas como directores hay. Mientras unos se dedican a la cara oscura y perturbadora de los sueños, David Lynch podría ser el ejemplo más claro, otros se sienten atraídos por la parta más irónica, la más sugerente, la más surrealista. Entre estos últimos, el más claro exponente es Federico Fellini.

Su filmografía está repleta de sueños, de gente grotesca, de ensueños e imaginaciones. De esperpentos, de mujeres maravillosas, de divinidades.

Ocho y medio es la obra que lo aúna todo. Su genialidad se ve desbordada en la película. La historia de un director que padeciendo estrés se retira a un sanatorio para poder empezar a trabajar en su nueva película, pronto nos transporta a un estado de ensueño. La sensación de volatilidad se extiende en cada uno de los fotogramas, en cada una de las frases del guión, en todos y cada uno de los magníficos personajes. Una volatilidad que empieza ya por el propio protagonista, Guido (Marcello Mastroianni), un director que tras él arrastra al alter ego del propio Fellini.

Ocho y medio (Otto e mezzo)

Es sueño puro. Nos movemos de una estancia a otra sin viajar, sin camino. Los traumas, miedos, la nostalgia, las preocupaciones, los amores, todo lo que el director lleva en su interior queda expuesto. Ocho y medio es un enorme regalo que el director nos hace. Desde la inolvidable melodía creada por Nino Rota, hasta personajes tan pintorescos como Saraghina y su rumba o la dulce enfermera “voladora” (Claudia Cardinale). Escenas impagables como la inicial, repleta de la angustia que ahoga al director o ese emocionante final donde todos los monstruos del director salen a la luz, unidos, descargando así el peso que sobre su creador se cernía.

Ocho y medio es sueño, es cine, es un regalo de un director que se atrevió a desnudarse ante todos, sin tapujos, sin miedos. Una película para degustar.

Ocho y media de Federico Fellini
tocadas